Dos gaviotas amaestradas roban móviles de lujo en la playa de El Palmar.

El equipo de investigación criminal de la comisaría del Camino de Chiclana en Conil de la Frontera, Cádiz, ha desarticulado una red especializada en el robo de telefonía móvil. Se han recuperado teléfonos de alta gama por valor superior a 25.000 €.


Una gaviota entrenada analiza el terreno en busca de teléfonos móviles
Una gaviota entrenada analiza el terreno en busca de teléfonos móviles

 

Los pequeños hurtos son tristemente comunes en las playas en verano, lo que no es tan habitual es que los cacos sean aves. Las gaviotas pueden dar problemas por el ruido y a veces se habla de plagas como ocurre con las palomas, pero estos dos especímenes concretos han demostrado que son capaces de llevarse resbaladizos móviles con el pico, y más difícil todavía, pueden discriminar –parece ser que por el peso y el tamaño de la pantalla—, entre unos modelos y otros.

 

"Cuando vimos todos aquellos terminales tan caros juntos, pensamos que los ladrones habían desechado los de menos valor", ha dicho a un diario local Jaime, un joven agente de la policía de Conil que quiere hacer carrera como inspector. "Se sospecha que el adiestrador de estas aves es el propietario de un pequeño barco pesquero verde visto por la zona en el momento de los hechos denunciados" informa.

 

Las gaviotas, entrenadas con gran dedicación, apartaban con las patas modelos antiguos o en mal estado a la vez que emitían graznidos que sonaban 'como con desprecio', según un testigo, por lo que no se ha encontrado ningún modelo inferior al iPhone 5. Además les gustan especialmente los móviles que llevan fundas anti deslizamiento, de las que rebotan al caer, debido a la facilidad que brindan para ser extraídos de los bolsos sin que se les resbalen una y otra vez. “La verdad es que es una faena que te roben el móvil, sobre todo por todos los contactos que se pierden”, dice otra de las personas afectadas. “Menos mal que el adiestrador también les ha debido enseñar a retirar la tarjeta SIM, porque estaba dentro del bolso, un poco húmeda eso sí, imagino que por babas de gaviota”.

Montaña de teléfonos descartados por las gaviotas amaestradas
Montaña de teléfonos descartados por las gaviotas amaestradas

 

 ¿Quién es el cerebro de la operación? En primer lugar, los de las gaviotas, meritorios por su pequeño tamaño en relación con el cráneo. En segundo lugar, las pistas de picotazos y heces de gaviota llevaron a los agentes, pertrechados con lupas y gabardina, a dar con el domicilio de José Pérez, dueño del pesquero que fue avistado por las inmediaciones y que se llama "Qué rica está el agua". 

 

Este diario ha entrevistado a Paul Beach, amante de los animales de costa y sus tradiciones. “Si viajas a Conil próximamente puedes hacerlo con tranquilidad, es complicado que haya tiempo para entrenar a otras gaviotas” afirma con total seguridad.

 

No obstante y para seguridad de todos, Malasañaman, que estaba de vacaciones en la zona y está al corriente del caso,  ha dejado al frente de la situación a su fiel compañero Spidercat, el gato araña, quien se está encargando de poner los hechos en conocimiento de la fauna de la zona para que den la alerta lo antes posible si se producen otros casos similares. 

 

Si has llegado hasta aquí es que has pasado un buen rato. ¿Te apetece dar una vuelta por la tienda de esta página? Quizá te guste algún artículo con la letra Meñe y de paso contribuyes a que Malasañaman siga defendiendo el buen rollo, que para los héroes normalitos no hay subvenciones gubernamentales ni nóminas ;)

Agradecimientos a Raquel Márquez por su gran ayuda con este artículo.

#100x100buenrollo :D

Escribir comentario

Comentarios: 0